Seamos sinceros, el centro de las grandes ciudades suele ser el peor sitio para comer, y es que suelen estar abarrotados de restaurantes en los que lo importante es clavársela a los pobres turistas que quieren disfrutar de la ciudad. El centro de Barcelona es un claro ejemplo de ello, con cientos de sitios de […]